By | diciembre 15, 2015

Eduliticas rocket learningLa mejora educativa es objetivo fundamental del marco de la Cultura del análisis del aprendizaje (citado en la anterior entrada). En esta, se incluye la personalización del aprendizaje como andamio base.

Cada alumno es distinto a los demás y requiere de una aproximación enseñanza-aprendizaje adaptada. Queremos que aprendan de la forma más efectiva como personas que son y que sigan un ritmo adecuado a sus necesidades. Por suerte vivimos en un escenario ideal para presentar al alumno un aprendizaje que case directamente, no solo con sus cualidades o capacidades educativas, pero también con sus expectativas personales.

¿Cómo podemos personalizar el aprendizaje?

En este s. XXI la realidad nos embarca en un contexto educativo muy tecnificado, en el que los alumnos conviven con tecnología desde el primer momento de sus vidas, así lo expresa Greg Whitby en su libro absolutamente recomendable Gen Wi-Fi.

Adoptaremos un acercamiento analítico para comprender qué se cuece en este nuevo estadio tecnológico de la educación, cómo se comportan nuestros alumnos en los procesos de enseñanza-aprendizaje digitales y cómo obtener insights para actuar en consecuencia. Las herramientas digitales nos ayudarán a recibir de y proporcionar feedback para nuestros alumnos. Es esencial comunicar para personalizar, incluso en entornos virtuales de aprendizaje, puesto que la educación es comunicación.

¿Qué necesitamos saber?

En un entorno virtual son aspectos esenciales conocer qué hacen nuestros alumnos en el aula, comprender qué enlaces e interacciones generan con sus compañeros o ver el esfuerzo a lo largo de los temas/módulos, entre otros. Son ya una realidad disponible distintas herramientas profesor/alumno para identificar el progreso de los estudiantes, realizar su seguimiento, entender y visualizar el estadio en el que se encuentran respecto el curso y también respecto a sus compañeros. Justo ahora nos encontramos en el momento ideal para poder ofrecer una personalización en entornos digitales, puesto que las nuevas herramientas digitales incorporan aspectos analíticos y de informe de datos. Solamente hay que utilizar las herramientas adecuadas.

¿Qué aproximaciones podemos utilizar?

Antes de nada consideremos los siguientes conceptos:

  • Camino
  • Contenidos
  • Metodologías
  • Tareas
  • Evaluación

Todos los aspectos anteriores son parte del proceso de adaptación. Son los aspectos personalizables para que el alumno reciba un proceso educativo correspondiente a sus necesidades. Considerando que estas necesidades pueden identificarse al inicio o durante el proceso podemos definir dos aproximaciones bien distintas: aprendizaje diferenciado y aprendizaje adaptativo.

En un aprendizaje diferenciado antes de empezar el curso se realiza una toma de las necesidades del alumno, sus capacidades, habilidades, deseos de aprendizaje…. De todo ello se confecciona un camino de aprendizaje, con unos contenidos, metodologías pedagógicas, tareas, actividades, exámenes, cuestionarios y evaluaciones específicas. A continuación el alumno parte en este contexto predefinido e inmutable a lo largo de su aprendizaje. Se diferencia este contexto de cada uno de los demás alumnos.

El aprendizaje adaptativo en cambio va mucho más allá y requiere de tecnología analítica para llevarse a cabo. El alumno está constantemente analizado cuantitativamente, se recopilan sus interacciones en el sistema digital, se comprueban y se le proponen nuevos caminos, contenidos y cualquier aspecto personalizable. Es por esto que en esta aproximación el entorno es altamente cambiante y se adapta a las necesidades instantáneas del alumno.

Existen distintas herramientas que ayudan a aplicar esta aproximación cuantitativa: Khan Academy, Infantium, Matheutikos… El aprendizaje adaptativo usa la analítica del aprendizaje para adaptar el camino y contenidos ofrecidos al alumno según sus capacidades iniciales y el avance en el curso.

¿Qué sucede con los profesores (el lado humano)?

Si bien parece que el aprendizaje adaptativo sea la respuesta definitiva a la personalización del aprendizaje, su enfoque es sumamente cuantitativo. La complejidad del aprendizaje va más allá de esta aproximación numérica, que cae en lo meramente instruccional.

Para proporcionar una enfoque práctico y efectivo en la adaptación del aprendizaje se necesita un equilibro entre el binomio Humano/Tecnología como clave del éxito. Donde el profesor no pueda abarcar todos los aspectos analíticos posibles, es donde la automatización a base de algoritmos nos facilitará la tarea. Por ejemplo adaptar contextos en los que concurren muchos alumnos.

Por un lado, demasiada tecnología automatizada le quita valor al docente durante el proceso de aprendizaje. Por otro, el docente es esencial en el inicio y preparación del curso/módulo. En cualquiera de los casos, la analítica del aprendizaje juego un papel esencial en la consecución de la personalización o adaptación del aprendizaje. Necesitamos recolectar datos de las interacciones de los alumnos, mediante recursos cuantitativos como los logs o cualitativos como respuestas directas de ellos mismos. Pero también necesitamos la reflexión del docente, tanto en la preparación de los cursos, también como en cualquier punto del proceso en el que se quiera incidir desde un lado más humanizador.

Recomendaciones del autor

Fuente de la imagen: Designed by Freepik

Daniel Amo Filvà

Profesor apasionado de las tecnologías. Creo en la Analítica del Aprendizaje para la mejora del contexto educativo. Investigo en e-learning, escribo, comparto conocimiento y practico el aprendizaje extremo.

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *